Portbou y Walter Benjamin

PORTBOU, LUGAR DE FRONTERA

La construcción de la estación internacional de ferrocarril y la apertura de la línea férrea en el 1872 impulsaron el crecimiento de lo que era un pequeño núcleo de habitantes. Anteriormente, había sido una ensenada con barracas de pescadores donde estos buscaban refugio cuando el mar así lo exigía. Quizá esto explique el origen de su nombre: los barcos de arrastre conocidos como bous. Aunque otra hipótesis defiende que antiguamente, la cala de Portbou era conocida como Port Bo. En efecto, las aguas de la pequeña bahía de Portbou entran muy adentro, protegiendo la bahía del levante y la tramontana, viento del norte que sopla en toda la zona del Empordà.

Situado en el extremo oriental de la sierra de la Albera (los últimos contrafuertes del Pirineo que llegan hasta el Mediterráneo), administrativamente forma parte de la comarca del Alt Empordà. Y turísticamente, es el límite norte de la Costa Brava. Fronterizo con la comarca vecina del Vallespir (Francia) y con el pueblo de Cerbère, su posición como lugar de frontera le ha otorgado una identidad peculiar y ha determinado la vida de sus habitantes. Lugar de contrabando y refugio de pescadores, se fue poblando con la llegada del ferrocarril a finales del siglo XIX. La carretera llegó a Portbou en 1918. Y el tramo hasta el paso de los Belitres (frontera con Francia), dos años más tarde. La Exposición Universal de Barcelona en 1929 supuso la construcción de una nueva estación de ferrocarril, un edificio emblemáticamente moderno y de gran presencia que se ha conservado hasta nuestros días.

En 1936, año del inicio de la Guerra Civil, vivían unas 3000 personas en Portbou. Al acabar la guerra, en 1939, por Portbou y sus caminos hacia Francia pasaron una parte considerable de las 350.000 personas en su ruta hacia el exilio. El final de la guerra trajo mucha destrucción, la población fue bombardeada por tierra, mar y aire. Cuando Walter Benjamin llegó, en septiembre de 1940, el pueblo sufría aún los efectos de destrucción de la victoria franquista. Eran años de escasez. Llegaban tiempos de cierre en todos los sentidos.

Los años 60 significaron la llegada del turismo y la década de 1970 trajo una nueva situación política: la democracia. En 1993, la creación de la Unión Europea y el Tratado de Maastricht inaguraron una Europa comunitaria que invalidó las fronteras. Han desaparecido las agencias de aduanas y Portbou ha perdido puestos de trabajo y población. Desde entonces, este pueblo de mar marcado por su situación fronteriza ha sabido conservar como pocos un turismo tranquilo y un urbanismo contenido.

MEMORIA DE WALTER BENJAMIN

La recuperación de la memoria de Walter Benjamin comenzó en 1979. Cuando la amiga personal de Walter Benjamin y pensadora alemana Hannah Arendt llegó a Portbou en octubre de 1940, poco antes de salir de Europa hacia los Estados Unidos de América, buscando la lápida de su amigo, nadie supo indicarle el lugar: se había enterrado al filosófo con otro nombre. Judío, fugitivo, exiliado, filósofo y probable suicida, su muerte exigía silencio y discreción: fue enterrado en la parte cristiana del cementerio con una lápida sin nombre.

El primer paso para recuperar su figura y su paso por Portbou fue localizar los papeles oficiales de la defunción y esclarecer las circunstancias. En el proceso de recuperación de su figura, la construcción del Memorial Pasajes del escultor judío Dani Karavan en el cementerio del pueblo, fue un momento emblemático.

Desde entonces, los visitantes han aumentado cada año. Se han recuperado las dos rutas Walter Benjamin: la ruta por las calles de la población y el cementerio, y la ruta transfronteriza que siguió en su huida desde Banyuls a Portbou. El último tramo de esta ruta se inauguró en el verano del 2009. En paralelo, se ha podido reunir un fondo de textos de Walter Benjamin y de estudios sobre su pensamiento que formará parte del futuro Centre Walter Benjamin de la Memòria, un centro que, tras años de espera, finalmente está punto de ser realidad. Además, en septiembre de cada año, en ocasión del aniversario de la muerte del filósofo, se organizan unas jornadas con distintos especialistas sobre cultura y pensamiento contemporáneos a partir de la obra benjaminiana.

ESCUELA DE VERANO WALTER BENJAMIN

Portbou, septiembre
Desde 2016 organizamos a finales de septiembre la Escuela de Verano Walter Benjamin. Las jornadas son un punto de encuentro para reflexionar acerca de la figura, la obra y el pensamiento del filósofo en el lugar donde su vida se interrumpió bruscamente después de cruzar a pie los Pirineos en la frontera entre Francia y Cataluña.

Descripción de la actividad
La Escuela de Verano Walter Benjamin es una actividad clave de apoyo al impulso de la Casa Walter Benjamin en Portbou. En las jornadas de reflexión dialogan filósofos, artistas, historiadores, humanistas, críticos de arte, escritores, psicólogos, psicoanalistas o sociólogos, entre otros, para promover el pensamiento interdisciplinar en torno a los conceptos de la obra de Walter Benjamin, los cuales nos pueden ayudar a comprender y afrontar los retos de la nuestra sociedad europea actual.

Promoción de la cultura y las artes
El programa del seminario se complementa con actividades culturales de carácter transversal para todos los públicos (exposiciones, obras de teatro, lectura de poesía, etc). A la vez, se organizan los actos conmemorativos anuales que reúnen la población en el cementerio para rendir homenaje a la figura de Walter Benjamin.

COLOQUIO INTERNACIONAL WALTER BENJAMIN

La Cátedra Walter Benjamin, memoria y exilio de la UdG organiza anualmente este Coloquio que tiene lugar a Girona, con una sesión en Portbou, para desarrollar un trabajo académico cultural en la memoria tanto de la figura de Walter Benjamin como de las condiciones históricas de las dictaduras, del exilio y de la guerra en los cuales se despliegan la vida y obra de Benjamin.

 

Cada dos años convoca el premio de ensayo Walter Benjamin con el apoyo del MUME de la Jonquera.

RUTAS WALTER BENJAMIN

El Ayuntamiento de Portbou dispone de un servicio de recepción e información para las personas que deseen visitar Portbou y tengan interés en conocer el espacio donde murió Walter Benjamin. Este servicio incluye tanto la información referente al pensamiento y la obra de Benjamin, como la visita a los lugares que fueron escenario de su paso por la población.

Se dispone de dos rutas Walter Benjamin en Portbou perfectamente señalizadas con paneles informativos.

-Ruta urbana a través de los escenarios en los cuales el pensador vivió sus últimas horas (la estación internacional de ferrocarril, donde se presentó a las autoridades, y el hostal França, donde murió) y del cementerio de la población, donde se halla su tumba y el monumento que el escultor Dani Karavan construyó en su memoria.

-Ruta transfronteriza de Banyuls (Francia) a Portbou, a través del paso de Rumpissa o Rumpisó (en la montaña de Querroig). Se corresponde en un 95% con el camino originario que Benjamin siguió en su huida de la persecución antisemita a través de la frontera francoespañola. Desde septiembre de 2009, la ruta está acondicionada y señalizada en su totalidad: unos 7 km de sendero. Conocida también como la ruta Líster, era un antiguo camino utilizado por contrabandistas que la División del General Enrique Líster del ejército republicano tomó en su retirada. La ruta va desde el pueblo de Banyuls hasta Portbou, en ambos sentidos, a través de la montaña de Querroig y el valle de Portbou. Los grupos o personas interesadas pueden disponer de un guía para efectuar la travesía.

Descripción de la ruta:

Conocida también como la ruta Líster, había sido un antiguo sendero de contrabandistas recorrido el 1939 por la División del General Enrique Líster en la retirada del ejército republicano. Se puede recorrer en sentido norte o sur pero para ser fieles al camino que siguió Walter Benjamin, hay que ir hasta Banyuls. En las afueras, pasado un núcleo residencial urbanizado y después del Puig del Mas, empieza una zona de viñas entre muros de piedra seca. Se llega al cortijo Guillaume y al cuello del Bast por una subida suave. Fue aquí, en esta meseta, donde Benjamin pasó la noche al raso.

En el punto más alto de la carena, se ve la torre medieval de Querroig. Pasado el cuello del Bast, las viñas y el sendero se hacen más abruptas y el camino se adentra en un bosque de encinas a la zona más sombría y más escondida de la montaña de Querroig.

Se pasa por el lado de una torre eléctrica; la fuente del Bana (sin agua) queda cerca. El terreno pasa a pedregoso y escarpado hasta que se llega al cuello de Rumpissa o Rumpisó (583 m.), el punto más alto de la ruta. Desde allá, se ve la bahía de Portbou y se inicia la bajada hasta llegar a la ribera, al fondo del valle de Portbou, y a continuación hasta el pueblo. La ruta, con paneles informativos en diferentes puntos, es indicada con marcas de color amarillo.

rutes-walter-benjamin
rutes-walter-benjamin-2

Para visitas de grupos, guías, estancias, rutas o para más información:

Oficina Municipal de Turismo de Portbou
Passeig Lluís Companys s/n, 17497 Portbou
http://www.portbou.cat
Email: portbou@portbou.cat
Teléfono: +34 972 125 161

Asociación Passatges de Cultura Contemporània
Carretera de Cerbère, 14, esc. B, 2n-1a. 17497 Portbou
https://www.passatgescultura.org
Email: info@passatgescultura.org
Teléfono: +34 660 827 023