Faro del Pensamiento

PASAJES DE VIDA

Walter Benjamin nació en Berlín el 15 de julio de 1892. Hijo de una familia judía acomodada, era el mayor de tres hermanos. El padre, marchante de arte, era propietario de un establecimiento de antigüedades. Tuvo el primer contacto con el poder de la palabra, o así lo recordaba, con su madre, Pauline Schönflies, cuando de pequeño ella le contaba cuentos. A la edad de 10 años empezó los estudios secundarios en el Gimnasium Friedrich-Wilhem de Berlín. Después, inició los estudios de filosofía en la Universidades de Berlín y Freiburg, y escribió sus primeros artículos en la revista Der Anfang, en la cual escribía sobre pedagogía. En 1912 viajó a Italia y en 1913, a París. En 1914 presidió la Asociación de Estudiantes Libres de Berlín, muy crítica con el nacionalismo alemán. En el año siguiente, empezó a traducir a Baudelaire y se desplazó a Munic para continuar los estudios de filosofía en la universidad de esta ciudad, donde conoció a Rainer María Rilke y al matemático Gershom Scholem, con quien hizo una gran amistad. Redactó un estudio sobre la poesía de Hölderlin.

En 1917 se casó con Dora Kellner (1890-1964) y se trasladó a la Universidad de Berna donde conoció a Ernst Bloch. En el año siguiente nació su único hijo, Stefan (1918-1972). En 1919 Benjamin consiguió su doctorado cum laude con el ensayo Der Begriff der Kunstkritik in der deutschen Romantik (El concepto de la crítica de arte en el romanticismo alemán). Un año después regresó a Berlín para una corta estancia. En 1922 se despazó a la Universidad de Heidelberg para conseguir, sin éxito, el acceso a la carrera académica. Del 1923 al 1925 trabajó en la tesis doctoral Der Ursprung des deutschen Trauerspiels (El origen del drama barroco alemán), rechazada por la Universidad de Frankfurt y publicada en 1928. En el mismo año, publicó también Einbahnstraße (Dirección única).

En 1929 conoció a Bertolt Brecht y a su asistente Asja Lacis, con quien inició una relación. En 1930, Walter Benjamin y Dora Kellner se divorciaron y, ante el emergente poder del partido nacionalsocialista, abandonó Alemania por un periodo un tiempo. Empezaba así un largo exilio de siete años. Benjamin estuvo unos meses en Ibiza y en Niza antes de regresar a Alemania, pero el triunfo electoral de Hitler y su asalto al Reichstag, hicieron que abandonara definitivamente el país el 17 de marzo de 1933. Primero, buscó refugio en Svendborg (Dinamarca) con Bertold Brecht y luego en Sanremo con su exmujer. Finalmente, emigró a París, donde empezó a colaborar con Theodor Adorno y Max Horkheimer recibiendo una ayuda del Institut für Sozialforschung. En esta ciudad, en contacto con intelectuales y artistas alemanes refugiados, estableció amistad con Georg Lukács, Hannah Arendt,Hermann Hesse y Kurt Weil. Escribió sin descanso en condiciones económicas muy precarias. En 1936 publicó Das Kunstwerk im Zeitalter seiner technischen Reproduzierbarkeit (La obra de arte en la era de su reproductibilidad técnica) y preparó su libro monumental (e inacabado) Passagenwerk (El Libro de los Pasajes). Conoció a Georges Bataille y se inscribió en el Collège de Sociologie. En 1938 visitó por última vez a Bertold Brecht en Dinamarca.

En enero de 1938, en el puerto de Sanremo, despedía a sus amigos Theodor y Gretel Adorno, quienen partían hacia Nueva York. Cuando estos le aconsejaron que siguiese el mismo camino, Benjamin respondió: Hay posiciones por defender en Europa. En ese mismo año, su hermano Georg, médico y concejal comunista en Berlín, era detenido. A finales de febrero de 1939, la Gestapo retiró la nacionalidad alemana a Benjamin. No podía abandonar Francia sin un permiso de residencia otorgado por el país de destino que acreditase su condición de refugiado alemán. El 1 de septiembre de 1939 fue internado en un campo de concentración y posteriormente en un campo de trabajadores voluntarios en Nevers. A finales de noviembre, fue liberado gracias a la intervención de amigos franceses y regresó a París, donde escribió su último libro, inacabado: Tesis sobre la filosofía de la historia (Über den Begriff der Geschichte Thesen). En 1940, cuando la Francia de Vichy ya había firmado el armisticio con el Tercer Reich y las tropas nazis estaban a punto de entrar en París, en el mes de mayo abandonaba precipitadamente la ciudad (su apartamento había ya sido registrado por las autoridades). Al día siguiente, Hitler ocupaba París.

EL ÚLTIMO PASAJE

Tras siete años de exilio en distintos puntos de Europa (en siete años, 28 direcciones), el último pasaje de la vida de Walter Benjamin se halla en Portbou. Una muerte que ha sumado zonas oscuras e hipótesis diversas. Durante años, ni siquiera se conocía el lugar exacto del cementerio donde fue enterrado. A partir del año 1991, a raíz de la investigación previa al rodaje de la película La última frontera y la realización del Memorial de Dani Karavan, se localizaron los documentos oficiales en el Ayuntamiento de Portbou que permitieron disipar dudas acerca de cuáles fueron las circunstancias exactas de su muerte. No obstante, algunos interrogantes siguen abiertos. Los fragmentos que se reproducen forman parte del libro de Lisa Fittko Mi travesía de los Pirineos (Barcelona: El Aleph, 1988), en el cual esta activista que ayudó a cruzar la frontera pirenaica a numerosos refugiados, explica su travesía con Walter Benjamin. La crónica más completa sobre la muerte de Benjamin y la investigación de los distintos documentos se encuentra en el libro de Ingrid y Konrad Scheurmann: Para Walter Benjamin (3 volúmenes), edición en castellano, inglés y alemán, Bonn: AsKI i Inter Nationes, 1994.

 

Benjamin abandona París en mayo de 1940, pasa por Lourdes y a mediados de septiembre llega a Marsella, ciudad donde tiene amigos. Se encuentra con Hannah Arendt y su marido Heinrich Blücher, con Arthur Koestler y con Hans Fittko, viejo amigo que pone fin a las pocas esperanzas que le quedan de embarcar hacia los Estados Unidos. Le daré la dirección de mi mujer, que se ha establecido en Portvendres. Ella le ayudará. La única manera de salir de Francia es de forma clandestina a través de las montañas. Después de muchas dificultades, en Marsella consigue el visado del consulado americano que autoriza su entrada en los Estados Unidos, donde espera reencontrar a sus amigos Horkheimer y Adorno, y reanudar su trabajo para la Escuela de Frankfurt en América. Sólo existe una opción: alcanzar España a través de algún paso en los Pirineos, cruzar todo el territorio español hasta Portugal, y ahí embarcar hacia América. Este es el camino que siguen muchos exiliados.

 

Con el visado, Benjamin parte en tren hacia Portvendres acompañado de la fotógrafa Henny Gurland (quien más tarde, ya en los Estados Unidos, se casará con Erich Fromm) y de su hijo Joseph. Los ha conocido en Marsella tramitando el visado. Una vez en Portvendres, Lisa Fittko les cuenta que, según el alcalde de Banyuls, monsieurAzéma, antiguo socialista republicano, existe un sendero poco transitado que cruza la frontera y llega hasta Portbou. A pesar de las dificultades de la ruta y de su frágil salud (Benjamin tiene 48 años y está enfermo del corazón), es la únida salida posible.

 

La tarde del 24 de septiembre, discretamente, Lisa Fittko, Walter Benjamin, Henny Gurland y su hijo Joseph, realizan una prospección del camino. Benjamin, muy fatigado, decide pasar la noche a la intemperie, no se ve con fuerzas suficientes para regresar a Banyuls y efectuar de nuevo la misma ascensión el día siguiente. Pasa la noche, solo, en una zona de pinos. A primera hora de la mañana del 25 de septiembre, Lisa, Henny y Joseph inician el camino hasta reencontrarse con Walter.El alcalde Azéma había insistido que marchasen muy temprano, antes que saliese el sol, y que intentasen mezclarse con la gente que iba a trabajar en los viñedos. Sobre todo no habléis, para no delatar vuestra condición. Y así lo hacen. El camino, que empieza llano, se hace más escarpado. El concepto de camino se convierte, cada vez más, en una exageración. De vez en cuando encontrábamos un sendero, pero en general era más bien una especie de senda cubierta de piedras. Hasta que llegamos a un viñedo escarpado y vertical que jamás podré olvidar. Era el último viñedo. A partir de ahí, el camino se convierte en una ascensión pedregosa por la zona umbría de la montaña. Benjamin ha calculado que, en su estado de salud, para poder efectuar la ruta, cada 10 minutos debe descansar un minuto, decisión que cumple estrictamente, concentrado en el reloj y en los descansos. En el último tramo, sus compañeros de ruta deben ayudarlo. Al cabo de unas horas, llegan a la cima. Por fin habíamos llegado a la cima. Yo me había avanzado y me detuve a mirar. Lo que vi me pareció fruto de una especie de alucinación: de forma inesperada volvía a ver el mar, azul oscuro. Y ahí abajo estaba Portbou. En este punto, Lisa Fittko se despide. Para ella, esta ha sido la primera travesía por una ruta que repetirá sucesivamente acompañando a exiliados. Ellos, siguen el descenso hasta Portbou.

 

En Portbou son visibles aún los efectos de la Guerra Civil, finalizada 19 meses antes. Los bombardeos fueron especialmente destructivos en esta población fronteriza. Una vez en Portbou, se presentan en la comisaría de policía, situada en la estación, donde no se les permite su entrada en territorio español. Serán entregados a las autoridades francesas al día siguiente, con lo que esto conlleva: la consecuente deportación a las autoridades alemanas. Esa noche, y bajo vigilancia policial, se alojan en el hotel Francia, un hostal actualmente cerrado. Benjamin, en la habitación número 3 y después de realizar algunas llamadas, toma una fuerte dosis de morfina (la lleva junto a él desde Marsella) y al día siguiente por la mañana, encuentran su cuerpo muerto encima de la cama. Es el 26 de septiembre de 1940. Tenía 48 años.

 

Si hubiesen llegado un día antes, hubieran obtenido el permiso de entrada al territorio español. Precisamente ese mismo día había llegado un cambio de órdenes. Si hubiesen tardado un día más, probablemente tampoco los hubiesen detenido, o como mínimo, a los compañeros de viaje de Walter Benjamin se les permitió seguir el camino, aunque quizá tuvo algo que ver en esa decisión el impacto que causó en las autoridades policiales del pueblo la muerte del señor alemán. Al cabo de unos días, embarcaban hacia América.

 

Benjamin dejó una maleta con una pequeña cantidad de dólares y francos, que fueron cambiados para sufragar los gastos del entierro, cuatro días más tarde. En la documentación del juez, consta que sus posesiones eran una maleta de piel, un reloj de oro, una pipa, un pasaporte expedido en Marsella por el American Foreign Service, seis fotografías carnet, una radiografía, gafas, revistas, diversas cartas, y unos cuantos papeles de contenido desconocido, y también algo de dinero. Y en el certificado médico de defunción se lee Hemorragia cerebral. Walter Benjamin, probablemente por una confusión y sin conocer su identidad, fue enterrado el 28 de septiembre en la zona católica del cementerio de Portbou, en un nicho de alquiler (el 563). En el verano de 1945, sus restos mortales fueron trasladados a la fosa común.

 

En el mes de octubre de 1940, cuatro meses más tarde de la muerte de Benjamin, Max Horkheimer solicitaba por carta a las autoridades locales detalles precisos sobre la muerte de aquel alemán, con lo cual daba ya pistas sobre su identidad. Obtuvo respuesta de la muerte, por crisis cardíaca del señor Walter, y de los papeles (algunos pocos papeles) que llevaba. Un año después, en octubre, Hannah Arendt visitó Portbou con la intención de rendir homenaje al amigo muerto. Pero no encontró en el cementerio ninguna lápida con su nombre inscrito y nadie supo informarle. Así lo explicaba en una carta a Gershom Scholem: No he encontrado nada; en ningún lugar había su nombre.

 

Walter Benjamin, en Portbou, acabó con siete años de exilio y con la posibilidad de un futuro nuevo en América. Si en el pueblo, la muerte del viajero extranjero se tiñió de leyenda, para otros, un final libremente escogido, se convertía en la rebelión más auténtica contra el terror nacionalsocialista por parte de quien había sido uno de los pensadores más lúcidos de la modernidad. Sin embargo, en la muerte de Benjamin, nada se halla definitivamente cerrado. Existe un hipótesis que defiende que Benjamin fue asesinado por agentes estalinistas (los argumentos completos de esta hipótesis están recopilados en el artículo de Stuart Jeffries, Did Stalin Killers liquidate Walter Benjamin (The Observer, 8 de julio de 2003). Por otro lado, la compañera de ruta, Lisa Fittko, que murió en el año 2005, siempre había hablado de una maleta con un manuscrito que Benjamin custodió durante el viaje como un tesoro de gran valor. ¿Contenía un último manuscrito? La maleta no se ha encontrado nunca, se desconoce su destino. Aun así, en el acta del juez donde se detallan los bienes, no consta ningún manuscrito.

ANGELUS NOVUS

Angelus Novus es una acuarela pintada por Paul Klee en el 1920 que Walter Benjamin adquirió ese mismo año y que adoptó como emblema de su trabajo. En la tradición hebrea, según el Talmud, un ángel nuevo es una criatura creada para cantar un cántico nuevo. Según el cristianismo, según la teología escolástica medieval, un ángel no es un individuo, sinó una especie entera, que en él se extingue.

 

Si la dimensión intelectual de una mente puede medirse por las puertas que abre, la de Walter Benjamin es extraordinaria: uno de los grandes pensadores de la modernidad. Benjamin ha abierto nuevas vías en los estudios literarios, la estética y la teoría del arte, la sociología y los estudios sociales, la filosofía y la historia. Sus conceptos e intuiciones han iluminado gran parte de la reflexión del presente: exilio y memoria, arte e imagen, crítica, lenguaje, ciudad y vida urbana… En la placa del cementerio de Portbou se lee: filósofo alemán. Dos de sus grandes amigos, el filósofo Theodor Adorno y el matemático Gershom Scholem, estarían de acuerdo. En cambio, Hannah Arendt discreparía: para esta pensadora y amiga de Benjamin, era un escritor creativo (un dichter). Ensayista, crítico literario, colaborador de la escuela de Frankfurt, marxista no ortodoxo, traductor de Balzac, Proust y Baudelaire, sin ningún reconocimiento académico ni público en vida, Walter Benjamin se anticipó como pocos a lo que sería el destino del siglo XX. Pensador de frontera, en todos los sentidos, tanto por los temas abordados y la solución intelectual propuesta, como por su relación con la escritura y el lenguaje.

 

Escritor de escritores, trabajó con una forma de discurso propia, fragmentaria, inacabada y sin voluntad sistemática. Benjamin fue capaz de transitar a través de muchas escrituras diferentes (poética, académica, aforística…), inventando incluso  géneros nuevos, como las cartas con comentarios breves o el monumental archivo de citas e imágenes que configura el Libro de los Pasajes. Él mismo afirmaba de Proust, refiriéndose a la multiplicidad de los estilos de este escritor: Todas las grandes obras de la literatura fundan o disuelven un género: en una palabra, son casos especiales. Benjamin escribió cada frase como si fuese la primera. O la última.

Profesionalmente, tuvo una subsistencia escasa. No obtuvo la habilitación académica que le hubiese dado acceso a la docencia universitaria y sólo pudo ver publicados cinco de sus numerosos textos. Mantenido durante un tiempo por su familia paterna y después por su mujer, escribió muchos artículos de crítica literaria (en la prensa, principalmente en la Frankfurter Zeitung y en la revista de Rowohlt hasta alrededor de 1933), guiones radiofónicos (85 emisiones entre los años 1929 y 1933) y proyectó un futuro como periodista, traductor y crítico literario que no llegó a desarrollar. Renunció también al trabajo político, a pesar de sus dudas de ingresar en el Partido Comunista Alemán y su viaje a Rusia a finales de 1926. En los años en París, una ayuda del Institut für Sozialforschung en el exilio, gestionado por Adorno, alivió su situación, una ayuda que en los Estados Unidos debía regularizarse. Aún así, su relación con el marxismo crítico no fue fácil: su heterodoxia era excesiva incluso para el marxismo poco ortodoxo.

 

Resulta difícil abrir una revista de pensamiento sin ver citado a este pensador de la modernidad que en vida no tuvo ningún tipo de reconocimiento. De hecho, no lo obtuvo hasta la década de 1960 y 1970. Desde entonces, su capacidad de interpelar lectores no ha cesado de aumentar. Pensador de frontera que firmó, entre otros nombres, como Angelus Novus; escritor de escrituras con una extraordinaria capacidad de llevar el lenguaje y el pensamiento hasta sus propios límites, su lucidez intelectual interpretó la historia cultural europea en términos nuevos y se anticipó a lo que sería el hado del siglo XX. Una de las mentes más lúcidas de la modernidad

GLOSARIO

Ángel

Angelus novus es una acuarela que Benjamin compró en 1920 y que adoptó como emblema de su trabajo. Según la teología escolástica medieval, un ángel no es un individuo sino una especie entera que se extingue en él. Según el Talmud hebraico, un ángel nuevo es una criatura creada para cantar un cántico nuevo. Así deben ser el arte y la literatura: creaciones irrepetibles. Y así debe ser el ángel de la historia.

Arte

Una parte considerable de la obra de Benjamin gira en torno al concepto de arte, término que concibe desde una perspectiva materialista y, al mismo tiempo, mesiánica: el arte conecta con el pasado y es liberador. En su análisis histórico del arte, este vive una inflexión en el momento en que la reproductibilidad técnica ocupa un lugar propio de los procedimientos artísticos. El inicio del siglo XX es un momento de transformación estructural de la percepción estética y del papel de la imagen.

Aura

Concepto que nace en La obra de arte en la era de la reproductibilidad técnica, pero que empieza a surgir enPequeña historia de la fotografía. La obra de arte tradicional posee un aura que proviene de su aparición única y le confiere una autoridad simbólica. Con el aura,aparece una lejanía, la del pasado y la tradición. Por extensión, aura es todo lo que fascina de la obra de arte. Con las posibilidades de la reproducción técnica, el aura desaparece. Es el conflicto entre repetición y acontecimiento único.

Autor

Benjamin leyó el texto El autor como productor en abril de 1934 en el Instituto para el Estudio del Fascismo, que los alemanes perseguidos por el nazismo habían fundado en París. Un texto en el que Benjamin se erige en portavoz de la vanguardia revolucionaria más radical e invoca la capacidad transformadora de la producción artística. Los autores pues, son los nuevos rebeldes de la historia.

Baudelaire

Benjamin fue uno de los grandes intérpretes de Charles Baudelaire (1821-1867), a quien aportó una nueva clave de lectura: la captación de la dimensión social de la poesía de este autor francés. Benjamin efectuó una lectura alegórica de Baudelaire, al cual adoptó como guía de losPasajes y su crítica. Lo leyó como el poeta de la destrucción de la vida moderna y de la abstracción social de la economía capitalista. Tomó el concepto de flâneurde Baudelaire.

Biblioteca

Benjamin fue un gran bibliófilo especializado en libros antiguos infantiles. Pasó meses en la Biblioteca Nacional de Francia, en París. Embalar y desembalar la biblioteca tiene un valor simbólico, tal como explica en su textoDesembalando mi historia (Discurso sobre la bibliomanía), de 1931. El gesto del coleccionista se convierte en un gesto filosófico que refleja la dialéctica entre el caos de la memoria y el orden de la colección, y en una metáfora de la relación entre presente y pasado.

Cita

Forma de escritura muy utilizada por Benjamin, especialmente en su Libro de los Pasajes. En él, crea un género nuevo: un mosaico de citas con comentarios propios, citas reescritas, citas descontextualizadas y hábilmente combinadas con otras citas. Benjamin atribuye una función epistemológica al arte del mosaico de textos.

Ciudad

Nadie antes de Benjamin había pensado la cultura tan profundamente sumergida en su medio material y urbano. Captó con gran intuición el alcance de las transformaciones urbanas en la cultura. La ciudad benjaminiana es la nueva vivencia moderna y emblema de la fugacidad de los nuevos tiempos que impone una nueva experiencia. El paradigma de esta ciudad nueva es París.

Cuentos

El arte de narrar desaparece junto con la capacidad de escucha del saber antiguo que, a través de generaciones, ha sido transmitido mediante los cuentos y relatos. Con la aparición de los medios de comunicación de masas, la forma de entender la comunicación desplaza la posibilidad de entrar en contacto dialógico con el pasado y el tiempo. Como dice Benjamin en Experiencia y pobreza: “Cada mañana nos instruye en las novedades del mundo. A pesar de ello, somos pobres en historias memorables”.

Dialéctica

La interpretación benjaminiana de este término de raíz hegeliana que el marxismo utiliza como forma de conocimiento de la historia, es muy singular. Su lectura dialéctica del pasado pone en relación elementos hasta entonces desatendidos: pasajes, calles, exposiciones, barricadas… como un curso en tensión que debe integrarse para entender el espíritu de cada tiempo. Benjamin incorpora símbolos y elementos del imaginario social que el materialismo histórico marxista no contemplaba.

Drama barroco

El origen del drama barroco alemán (1925) es la tesis que Benjamin presentó para su habilitación como docente, y que fue rechazada. Más que un estudio estético, es aquí donde articula su propio método filosófico. El rechazo que el romanticismo hizo de la alegoría como recurso estético y su valoración positiva por parte del barroco, le sirven para reivindicar el valor de la alegoría: el valor de lo concreto y el frag

Estética

La estética debe producir un contenido de verdad que libere energías revolucionarias. En este sentido, debe crear iluminaciones como revelaciones que permitan captar la existencia de una cosa hasta entonces no vista que resulta liberadora para cada momento histórico. Esta es la potencialidad de conocimiento de la estética.

Experiencia

Benjamin establece una correlación entre los efectos de la Primera Guerra Mundial y la transformación del concepto de experiencia. El año 1914 señala un antes y un después en nuestra idea del espacio y el tiempo y por tanto, de la experiencia. La Guerra dejó mudos a aquellos que regresaban, los dejó sin experiencia. El siglo XX ha borrado la capacidad de narrar y con ella, el rastro de la experiencia: una nueva y definitiva forma de pobreza que prescinde del pasado, una nueva forma de barbarie. Son las nuevas formas del mal moderno, a las cuales la experiencia no puede dar contenido.

Flâneur

Término aprendido de Baudelaire. Paseante urbano, consumidor, neurasténico y algo dandi que sintetiza el anonimato de la ciudad y la economía modernas, dos elementos que imponen unas nuevas condiciones de la experiencia. Pasear es casi una nueva forma de filosofar, el viajero infatigable sabe que las ciudades tienen una historia subterránea que sólo él puede captar. Al mismo tiempo, el paseante es un resistente en la medida que su acto es ocioso y opuesto al modelo de la productividad capitalista. Caminar como una forma de recibir el relato de las cosas.

Fotografía

Benjamin avisa del peligro que supone el uso político de los nuevos medios de reproducción de imágenes como el cine y la fotografía. La fotografía, y en concreto el retrato, fue instrumentalizado para satisfacer el gusto burgués y su deseo de pertenecer a un grupo social. EnPequeña historia de la fotografía, Benjamin empieza a articular el concepto de aura y la crítica a los medios modernos de reproducción de la imagen.

Goethe

El gran ensayo sobre Las afinidades electivas de Goethe es el ejemplo de la crítica en el sentido que Benjamin creía que debía tener. En él, se desmarca de la falsa totalidad en el arte, como pretendía Goethe: el símbolo en si mismo es más verdadero que su supuesta universalización. Rechaza con ello toda una tradición cultural sobre el mito y el significado del símbolo.

Historia

La imagen del ángel mirando un montón de ruinas es el mejor resumen de la concepción benjaminiana de la historia que, según él, no es una ciencia sino una forma de recuerdo. Si la ciencia constata asépticamente, el recuerdo modifica. Para Benjamin, el pasado perdura como un escombro desarticulado en el presente y lo nuevo emerge como fragmento. Benjamin busca las diversas y silenciadas prehistorias del presente. Busca traumas de la memoria (emergencias violentas del pasado en la actualidad) para capturar la huella de la explotación y la barbarie, y así redimir a la memoria.

Ibiza

Ibiza ocupa un lugar importante en la vida de Benjamin. Ahí vive como turista en 1932 y como exiliado en el año siguiente. En Ibiza, recopila la tradición oral y ejerce de flâneur. En su diario, además de reflexiones sobre el paisaje y la arquitectura tradicional de la isla, empieza a gestar el concepto de aura. Las reflexiones sobre el valor de uso de la casa tradicional ibicenca y las nuevas viviendas modernas le sirven como metáfora de dos mundos enfrentados. En Ibiza escribe su obra Experiencia y pobreza.

Iluminaciones

Las iluminaciones de Benjamin, en oposición a las iluminaciones de la religión, son profanas. Las iluminaciones muestran el trabajo poético de la imagen, la unión de elementos en apariencia distantes, el encuentro de los cuales produce una revelación y un impulso de reconversión del tiempo histórico.

Imagen

Benjamin es muy crítico con los nuevos usos comerciales e indiscriminados de la imagen, que muestran el conflicto entre el acontecimiento único (y aurático) y la reproducción en serie. La pérdida del aura de la imagen conlleva un empobrecimiento estético, una pérdida de su valor cultural y del hilo que conecta con el pasado. La autonomía de la imagen como un fetiche del capitalismo.

Italia

Del viaje a Italia que Benjamin hizo en los años veinte, surgió el Diario de viaje (Italia). Una crónica sobre su encuentro con la Pinacoteca de Brera, la pintura de Leonardo da Vinci La última cena, y la Arena de Verona. Un libro de impresiones y memorias de una viaje de formación.

Lenguaje

Según la tradición hebrea, la palabra se da cuando Dios crea las cosas. De ahí que el lenguaje tenga un elemento sagrado. Benjamin se muestra siempre en contra de la concepción instrumental del lenguaje en la modernidad, la cual ha vaciado de sacralidad la palabra.

Marxismo

El mismo Benjamin afirmaba que no era marxista sino materialista dialéctico. Llegó al marxismo a través de la lectura de Lukács, aunque su marxismo fue siempre poco ortodoxo. Según él, el marxismo no invalidaba el judaísmo; al contrario, lo completaba con su nueva conciencia económica y social. En Tesis sobre la filosofía de la historia escribió: Al concepto de sociedad sin clases se le debe devolver el auténtico rostro mesiánico, y esto en interés de la política revolucionaria del proletariado mismo. El último texto escrito por Benjamin, Tesis sobre el concepto de historia, es un compendio de su peculiar materialismo histórico. 

Memoria

El concepto de memoria para Benjamin comprende un contenido epistemológico, una filosofía de la historia y una propuesta política. Como concepto epistemológico, significa abordar el pasado no sólo como aquello que fue sino como aquello que fracasó. Un abordaje que sitúa de otra manera ante el presente: contemplar el pasado olvidado pero también contemplar aquello que, en el presente, está en peligro de ser excluido. Un nuevo conocimiento que transforma la filosofía de la historia: historia de los vencedores con una ausencia importante de verdad, la de los perdedores. En su teoría de la historia, el olvido es más amplio y estructural que el recuerdo, una aventura excepcional del olvido. Benjamin invalida la tesis del progreso y convoca un nuevo proyecto político: el peligro del olvido persiste. En su texto Tesis sobre la filosofía de la historia insiste en la capacidad liberadora de la memoria.

Modernidad

Encarnación del infierno y, al mismo tiempo, promesa de revolución. Benjamin descree de esa fábula del progreso con la cual se ha presentado la modernidad. Ni sus grandes catástrofes, como la Primera Guerra Mundial, han servido para levantar el velo de la fe en el progreso. Sólo la revolución puede acabar con la forma de violencia que es la modernidad.

Moscú

Aparte de encontrarse con Asja Lacis, de quien se había enamorado, Benjamin viajó a Moscú en el invierno de 1926 con la intención de decidir su ingreso en el Partido Comunista Alemán. Permaneció en Moscú dos meses. Testimonio de este viaje es su Diario de Moscú, el único documento íntimo que Benjamin escribió.

Narración

La narración es memoria compartida. En Experiencia y pobreza y El narrador (1936), Benjamin advierte que la negación y la destrucción de los mecanismos que nos permiten tener herencia de la memoria y de la experiencia de aquellos que nos preceden, conducen a una nueva forma de barbarie, el silencio o la imposibilidad comunicativa. Es propio del siglo XX la crisis de la narración y por tanto, de la posibilidad de comunicar la experiencia vivida.

Pasajes

Con este nombre se conocen los escritos de Benjamin sobre los pasajes parisienses y la arquitectura del hierro como metáfora de la modernidad y la ciudad. El Libro de los Pasajes tenía que ser el libro de Benjamin sobre París. Un proyecto inacabado como una extensa recopilación de citas y comentarios en los cuales aborda las dimensiones materiales y simbólicas de los pasajes: largos corredores comerciales iluminados cenitalmente construidos en la margen derecha del Sena. Estos lugares comerciales de hierro y vidrio son el gran elemento alegórico en su análisis histórico de la sociedad capitalista y sus expresiones culturales.

París

Emblema del nuevo espacio físico y mental de la modernidad. París no es una ciudad en la obra de Benjamin, sino la materialización en el espacio del capitalismo y el arte moderno, formas que imponen unas nuevas condiciones de experiencia en el sujeto. Benjamin proyectaba un libro sobre París (París, capital del siglo XX) que no acabó. Sus materiales preparatorios constituyen las casi 1000 páginas del Libro de los Pasajes.

Portbou

Último de los pasajes vitales de Walter Benjamin. Extremo norte de la costa catalana y pueblo fronterizo con Francia, donde murió huyendo del nazismo. Símbolo de la frontera de todas las fronteras y lugar en el cual el escultor Dani Karavan alzó su memorial a Benjamin.

Revolución

Acontecimiento mesiánico, el único capaz de impedir la catástrofe. La revolución no se hace en nombre del futuro sino del pasado. Tampoco es el resultado de una evolución histórica lineal, sino que nace del dolor de los humillados y explotados por el progreso. Es la única violencia capaz de destruir la violencia de la historia.

Surrealismo

Benjamin considera la herencia del surrealismo como una forma de liberación social y moral, una auténtica fuerza revolucionaria de la historia con poder de transformar el mundo. Ve el surrealismo como una verdadera iluminación histórica. En su texto de 1929 El surrealismo. La última instancia de la inteligencia europea y en el Libro de los Pasajes, se adscribe al potencial revolucionario de los axiomas oníricos surrealistas.

Teoría Crítica

En Benjamin, este concepto va mucho más allá de su formulación por parte de los filósofos de la Escuela de Frankfurt y amigos de Benjamin, Theodor Adorno y Max Horkheimer. Debe entenderse la crítica de tal manera que la política sea su continuación por otros medios. En su sociología de la cultura, pone el acento en el concepto de experiencia social. Como teórico de la cultura, su interés se refiere a los cambios que el proceso de modernización capitalista ocasiona en las estructuras de interacción social.

WALTER BENJAMIN ONLINE

Revue CONTRETEMPS

http://www.contretemps.eu/walter-benjamin-marxiste-libertaire/
https://www.contretemps.eu/histoire-memoire-utopie-entretien-traverso/

 

Cahiers d’HISTOIRE
Walter Benjamin, précurseur de l’écosocialisme
Michael Löwy
https://journals.openedition.org/chrhc/4909

 

Revue APPAREILS
Walter Benjamin. Politiques de l’image, Sous la direction de Alain Naze

https://journals.openedition.org/appareil/1927

 

L’architecture comme «distraction» Traduire Benjamin avec Benjamin
Jacques Boulet
https://journals.openedition.org/appareil/1256

 

Mort pour être photographié: Le fonctionnement politique des photographies pendant les purges staliniennes
Denis Skopin
https://journals.openedition.org/appareil/1958

 

Les corps fondamentaux
Alexandre Costanzo
https://journals.openedition.org/appareil/1954

 

Le don du passé
Susan Buck-Morss
https://journals.openedition.org/appareil/1930

 

La moralité, le droit et la place de la critique: «La signification du temps dans le monde moral» de Walter Benjamin
Andrew Benjamin
https://journals.openedition.org/appareil/194

 

L’innervation gestuelle-et-politique de la perception et du cinéma
Philippe Roy
https://journals.openedition.org/appareil/1939

 

De la compénétration des espaces chez W. Benjamin aux Unités d’habitation de Le Corbusier
Jean-Louis Déotte
https://journals.openedition.org/appareil/1934

 

Un cinéma des passages – les fantasmagories du cinéma de Jacques Demy
Alain Naze https://journals.openedition.org/appareil/1549

 

REVUE TUMULTES
Le lointain et le proche : Brèves notes sur Walter Benjamin
Guy Petitdemange
https://www.cairn.info/revue-tumultes-2001-2-page-91.htm

 

Rompre avec le Messianisme : Notes sur le rapport de Günther Anders à Ernst Bloch
David Munnich
http://www.cairn.info/revue-tumultes-2007-1-page-155.htm

 

Messianisme et utopie : la philosophie et le « possible » selon T. W. Adorno
Daniel Payot
https://www.cairn.info/revue-tumultes-2001-2-page-179.htm

 

REVUE CITES
Walter Benjamin politique
https://www.cairn.info/revue-cites-2018-2.htm

 

Benjamin ou le point d’interférence du théologique et du politique
Yves Charles Zarka
https://www.cairn.info/revue-cites-2018-2-page-3.htm

 

REVUE LIGNES
Les intellectuels et l’antifascisme . Pour une historisation critique.

Enzo Traverso www.cairn.info/revue-lignes0-1998-2-page-119.htm

 

REVUE VARIATIONS
Walter Benjamin, ou la possibilité de ne pas trahir l’enfance
Soizic Bonvarlet
https://journals.openedition.org/variations/503

 

REVUE LE PORTIQUE
Marxisme et mémoire. De la téléologie à la mélancolie
Enzo Traverso
https://journals.openedition.org/leportique/2726

REVUE ASTERION
Sous le signe de l’allégorie. Benjamin aux sources de la Théorie critique?
Jacques-Olivier Bégot
https://journals.openedition.org/asterion/1573

 

REVUE NOESIS
Contrer la barbarie. Walter Benjamin et la notion de « barbarie positive »
Christine Schmider

https://journals.openedition.org/noesis/1746

 

La dialectique de l’authenticité chez Walter Benjamin. Enjeux politiques et esthétiques
Christine Schmider
https://journals.openedition.org/noesis/1884

 

AUTRES
La flexibilité historique de l’aura : de Walter Benjamin à Radiohead
Fernand Hörner

https://www.cairn.info/revue-communication-et-langages1-2015-2-page-61.htm

 

Compte rendu de L’âge de la traduction, «La tâche du traducteur» de Walter Benjamin, un commentaire,d’Antoine Berman
Gisèle Berkman

https://www.cairn.info/revue-rue-descartes-2009-3-page-122.htm

 

Walter Benjamin critique
https://www.cairn.info/revue-cahiers-philosophiques-2019-1.htm

 

La mémoire des vaincus: Entretien avec Enzo Traverso https://vacarme.org/article434.html

 

Archaïsme et modernité : Benjamin, Kafka et la loi Marc Sagnol
https://www.cairn.info/revue-les-temps-modernes-2002-2-page-90.htm

 

Chiffonnier contre flâneur : Construction et position de la Passagenarbeit de Walter Benjamin
Marc Berdet

https://www.cairn.info/revue-archives-de-philosophie-2012-3-page-425.htm

 

L’utopie romantique de Walter Benjamin
Michael Löwy
Raison présente, n°121, 1er trimestre 1997. L’utopie.

https://www.persee.fr/doc/raipr_0033-9075_1997_num_121_1_3379

 

Nouveautés de Walter Benjamin
http://www.les-lettres-francaises.fr/2010/04/n%C2%B0-70-les-lettres-francaises-du-3-avril-2010/

 

Conjurer le désespoir
https://www.monde-diplomatique.fr/2019/06/FONDU/59955

 

COLLOQUE EN LIGNE

Enfance. Autour de Walter Benjamin : Enfances Journée Walter Benjamin
15 février 2013
Université de Lille III
Journée organisée le 15 février 2013 à l’université de Lille III dans le cadre du séminaire trans-disciplinaire littérature et histoireCréer l’/Histoire (Dominique Dupart et Mélanie Traversier, Université de Lille III, Laboratoires Alihtila et Irhis)

Site du séminaire : http://crehist.hypotheses.org

https://www.fabula.org/colloques/index.php?id=2273

 

FILMS
13, un ludodrame sur Walter Benjamin
Réalisation : Carlos Ferrand [Qué., 2017, 78 min, DCP, VOF]

https://www.cinematheque.qc.ca/fr/programmation/projections/film/13-un-ludodrame-sur-walter-benjamin-nouveaute

M.S. Vargas: LA VIDA DESPUÉS DE LA VIDA. EL CONCEPTO DE “NACHLEBEN” EN BENJAMIN Y WARBURG
https://revistascientificas.us.es/index.php/themata/article/view/312

 

E. Maura: BENJAMIN Y EL TIEMPO
https://eprints.ucm.es/15163/1/90828846-Maura-Benjamin-y-el-tiempo.pdf

 

E. Maura: «Las modernas políticas del cuerpo: dialéctica entre cosa-a-la-venta y cosa-a-la-moda en Walter Benjamin»,
http://www.latorredelvirrey.es/wp-content/uploads/2016/05/6.eduardo.maura_.pdf

 

E. Maura: Crítica inmanente, alegoría y mito: la teoría crítica del joven Walter Benjamin (1916-1929)

https://eprints.ucm.es/14437/

 

CUESTA, M., «El origen del drama barroco alemán. Consideraciones epistemo-críticas», Observaciones filosóficas. n.8:

Ofrecen un listado de referencias clásicas a Benjamin como por ejemplo Marxists.com o Walter Benjamin Berlín
https://walterbenjamindigital.wordpress.com/useful-links-on-walter-benjamin/

 

Círculo de Bellas Artes
https://www.circulobellasartes.com/benjamin/

 

Enlace de la Universidad de Berna, centro de investigación que toma el nombre de Walter Benjamin
https://www.wbkolleg.unibe.ch/index_eng.html

 

Londres Goldsmith’s y su red de recerca:
https://cpct.uk/about-2/

 

Web Cátedra Libre Walter Benjamin Argentina
http://www.uba.ar/cga/contenido.php?id=18

Agradecimientos a Claude Fages, Salvador Cuenca y Vicent Ordóñez por los enlaces.